4 años de Jábega Social

Esta semana cumplimos en Jábega Social nuestro 4º aniversario. Con motivo de esta efeméride tan especial queríamos hacer un breve recorrido por lo que ha supuesto este camino, compartiendo algunas de las reflexiones generadas durante estos años.

 

De la vocación a la idea

Aunque mi trayectoria por cuenta ajena no se alargara en el tiempo, me ofreció la oportunidad de vivenciar mis primeras experiencias con usuarios. En línea con mi especialización en menores, el colectivo que siempre me ha llenado más a la hora de trabajar, pude formar parte del trabajo llevado a cabo en diversos centros de menores. Si bien fueron experiencias enriquecedoras, no ofrecían condiciones ventajosas, además de la temporalidad de los contratos y el hecho de desplazarme a otras ciudades a trabajar. También pude trabajar en la administración publica, conociendo de primera mano esta opción profesional que nunca me llego a atraer.

Fruto de estas vivencias, y en un periodo de paro hice una profunda reflexión vital ¿Qué podía esperar de un mercado laboral precario? ¿Cómo trabajar en mi vocación con malas condiciones laborales? ¿Por qué abandonar mi ciudad y estar lejos de mi entorno? Eran preguntas que no dejaba de hacerme, y a las que no terminaba de dar respuesta.

En este periodo comienzo a conocer a algunas personas del Trabajo Social que contaban con experiencia emprendedoras. En los inicios no lo veía una opción para mi por las complejidades que le veía, pero poco a poco pude ir viendo que tal vez, si lo intentaba, podía darme la oportunidad de diseñar y realizar los trabajos que más motivaban ¿Sería capaz de hacerlo?

Es en este momento cuando empiezo a profundizar en dicha posibilidad, asistiendo a formaciones sobre el mundo de la empresa, eventos en los que participaban trabajadores sociales en ejercicio libre o formando parte de una lanzadera de emprendimiento. A la vez leía numerosos manuales sobre distintas materias en la que debía tener un mínimo de conocimiento para lo que sería mi empresa. Era fácil perderse entre tanto contenido, pero perseveré con  mi idea a pesar de todos mis miedos. 

De la idea al diseño

Había que poner manos a la obra y diseñar el plan de empresa. Recuerdo estos momentos con muchos momentos positivos, en los que me imaginaba llevando a cabo todo lo que tenía en mi mente, junto a otros en los que me sentía especialmente perdido.

Fruto de mi presencial digital contactan en ese momento conmigo desde la asociación nacional de Trabajo Social en Ejercicio Libre ATSEL para que entrevistara a la pionera de esta práctica: Ana Hernández. Aparte de lo que supuso esta experiencia, fue una suerte comenzar mi relación con esta entidad, de cuya directiva formé parte 4 años, y en la que sigo siendo socio.

Comenzaron a llegar los pasos mas comprometidos, como invertir y diseñar mi página web, que era la primera plataforma en la que veía solidificar mi proyecto, con la redacción de contenidos o servicios. Esto ya iba a ser una realidad, y realmente no sabía si iba a estar preparado.

Aquellos primeros pasos

Una vez lanzada la web, y con el apoyo que me expresaron muchos compañeros/as, inicié mi andadura. La búsqueda de mis primeros clientes, visto a día de hoy fue con gran desconocimiento de quien podía ser realmente mi cliente, pero si sabía lo que podía ofrecerle. Fruto de estas visitas pude darme cuenta de las carencias que tenía mi propuesta de valor, las mejoré y seguimos intentándolo. Eso fue una de las cosas que me permitieron lograr mis primeros trabajos, el introducir cambios, ponerlos a prueba, y seguir modificando mis propuestas si era necesario.

A pesar de estos cambios de estrategias nunca cambié mi objetivo: realizar proyectos sociales destinados a menores. Eso me permitió conseguir mis primeras oportunidades. También destaco el apoyo de muchas de mis compañeras en ejercicio libre de ATSEL en esta etapa, a nivel de recomendaciones e incluso creando sinergias de trabajo.

De esta primera etapa destaco las ponencias en la Universidad de Granada (la primera con alguna dificultad, pero después fue todo rodado), numerosos talleres en colegios o formaciones de emprendimiento.

Ponencia en la Universidad de Granada

La consolidación y el presente

El poder vivir todas etapas me hizo coger la experiencia necesaria, ofrecer nuevos servicios y poder llevar a cabo otras iniciativas propias.  Aquí pude realizar las primeras experiencias trabajando con alumnado en riesgo de exclusión de dos institutos (proyecto que este año alcanzará su tercera edición) nuevas ponencias en universidades o realizar peritajes e informes sociales.

El hecho de haber ganado seguridad en todo este tiempo, consiguiendo muchos de los objetivos planteados, nunca me ha eximido de experimentar fracasos  de los que sigo aprendiendo. Introducirme en nuevos espacios es siempre una nueva oportunidad a la vez que un riesgo que asumo con naturalidad. 

La pandemia ha sido un golpe a algunos de los proyectos planteados, pero hemos modificado lo necesario para mantenerlos y finalizarlos con éxito. El parón del confinamiento me dio la oportunidad de ejecutar un proyecto que no había podido ejecutar antes: formar a profesionales del Trabajo Social como emprendedoras/es. La iniciativa fue tal éxito que unos días saldrá la 2º edición. 

Este camino que ha sido mi ejercicio libre no ha sido fácil, pero si muy reconfortante y enriquecedor a nivel personal y profesional. Emprender me ha permitido llevar a cabo esos proyectos con los que soñaba y hoy son una realidad. Todavía quedan muchos por cumplir, y seguiremos con ese reto: el de crear iniciativas que den respuestas a las necesidades de las personas.

Con motivo de este 4º aniversario este lunes a las 17h (hora española) realizaré una clase en directo hablando sobre qué es el ejercicio libre, los aspectos básicos para diseñar un proyecto de emprendimiento y qué tener en cuenta en los inicios. Reserva tu plaza ya pinchando aquí

Por otro lado muy pronto abrimos la 2º Edición del curso Emprender en Trabajo Social- de la idea a la empresa, en el que ayudo a crear tu proyecto con video lecciones, una clase en directo y ejercicio prácticos reales. Aquí tienes toda la información de esta experiencia pionera con la que aprenderás a diseñar las bases de tu proyecto.

 

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.