¿Cómo detectar un problema en niños y jóvenes?

jabega-social-como-detectar-un-problema-ninos-jovenes-malagaEn estas semanas os he hablado de problemas como el bullying o el alcoholismo en jóvenes. En estas y otras publicaciones hago siempre mención a la importancia de conocer los indicios que se vayan presentando, y sobre todo ponerle remedio en cuanto se detecta pero ¿Realmente sabemos los riesgos que supone no actuar sobre un problema? ¿De verdad pensamos que se arreglará solo? En esta semana en la que se ha conmemorado el día de la infancia quería hacer incapié sobre el tema ¿Cómo detectar un problema en niños y jóvenes?

Pongámonos en situación. Un padre ve llegar a su hija con un moratón y la niña le dice que se ha caído. A la semana la niña pide que le compren un estuche con colores y lápices que se le ha perdido el suyo ¿Qué cabría pensar aquí? Un indicio no es más que eso, una circunstancia que nos permite deducir que algo está ocurriendo. Puede que la niña haya dicho la verdad, pero como mínimo tendremos que estar alerta al haberse producido dos situaciones en un corto periodo de tiempo. En este momento no cabría agobiar a la niña de forma contundente sobre la posibilidad, pero si acompañarla y estar más atento de ella para charlar tranquilamente sobre si le ocurre algo. Esta sería la posición más adecuada. ¿Qué suele ocurrir? Dos situaciones totalmente contradictorias que caen en el exceso.

Por un lado tenemos a padres sobreproteccionistas instigarían a la niña en que cuente que le ha pasado alertándola y agobiándola sin caer en la cuenta de que precisamente cuanto menos cómoda la hagamos sentir menores serán las posibilidades de que nos lo cuente si es que realmente ha ocurrido algo. Si en este caso no ocurriera nada, pero en el futuro tuviera un problema de otro tipo, para evitar otra reacción exagerada como la que ya ha vivido se lo callaría.

Por otro lado tenemos padres que, prefiriendo pensar en que nada malo le ha ocurrido a su hija, la creen sin plantearse que haya algo más detrás. Esta postura es muy humana ya que ninguno de nosotros queremos imaginarnos que les pase algo a nuestros seres queridos, pero la realidad es la que es, y los datos nos alarman en que siguen existiendo casos muy preocupantes.

Siguiendo con el ejemplo, e imaginándonos que detrás hubiera un caso de Bullying, el no haber sabido detectarlo lo complicará en el futuro con graves consecuencias para la niña especialmente de tipo psicológico y social. Probablemente pueda aislarse, bajar su autoestima y suponer una grave complicación para su futuro. Si se detecta se le pondrá remedio y cortará la situación de raíz atendiendo a las consecuencias que haya tenido sobre la víctima y tratando por supuesto a los agresores, que también les hará falta.

He querido utilizar un posible ejemplo de Bullying como podría haberlo hecho en otros como alcoholismo, consumo de sustancias, mal comportamiento, abuso de redes sociales, o falta de motivación ante los estudios. Son problemas  que madres y padres no conocen a fondo ni saben cómo se presentan o cual es el mejor rol a adoptar ante ellos. No es tanto negligencia sino falta de tiempo por el ritmo actual de la sociedad y sobre todo desconocimiento. No por ello debéis sentiros culpables, no todo el mundo sabe de todo, pero precisamente por eso es conveniente contar con gente que os pueda ayudar ante posibles complicaciones.

Cualquier madre lleva a su hijo al médico en cuanto presenta un atisbo de enfermedad pero ¿Hacemos lo mismo ante problemas sociales como los que os he comentado? y la respuesta es rotundamente NO. Alguna familia apuesta por llevar al psicólogo a su hijo sin saber que otra serie de profesionales atendemos desde diferentes perspectivas estas circunstancias. En mi caso estoy especializado en atender a menores poco motivados con su futuro, que presentan problemas de conducta con sus familias, pasan por un momento dificultoso de su vida en el que no saben por dónde tirar o cualquiera de los temas que os he comentado más arriba. También ofrezco a apoyo a padres para empoderarse ante esta situación individualmente y formaciones grupales sobre las temáticas para conocerlas más de cerca y saber actuar.

El conocimiento para resolver muchos de estos problemas existe, y sólo tenemos que acceder a él a través de personas especializadas que lo dominen. El dejar pasar un problema jamás lo arreglará por sí solo, ya que no actuar contra las causas que lo provoca producirá que se agrave y consolide. Cuanto más tiempo se sufra una situación más difícil será salir de ella. En la responsabilidad que tenemos con la infancia y la juventud debemos ofrecerle respuesta que se adecuen a sus necesidades y etapas por las que pasan. La vulnerabilidad de unas personalidades que se están formando en los niños y chavales así lo exige para poder ofrecerles todo lo que necesitan. No existe un manual de cómo ser la mejor madre/padre pero si personas como yo que os acompañamos y ayudamos en este tipo de procesos.

Y tú ¿Has dejado pasar un problema pensando en que se arreglaría solo? ¿Sabes reconocer tus limitaciones para solucionar ciertos temas? ¿Están suficientemente atendidos nuestros niños/jóvenes?

 

 

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *