Reafirmando el Trabajo Social y su ejercicio libre

En esta semana se ha celebrado el día del Trabajo Social a nivel mundial. Son numerosas las actividades que se han llevado a cabo, especialmente por parte de Colegios Profesionales, para visibilizar la labor que llevamos a cabo y que suele ser bastante desconocida para la ciudadanía. Aprovechando esta fecha, me he animado para sumarme a estos actos para aportar mi experiencia y contaros como la vivo desde el ejercicio libre de la profesión.

¿Por qué hablar de Trabajo Social en ejercicio libre?

Como ya es sabido, el Trabajo Social más conocido es el que se desarrolla desde la administración pública y tercer sector (conocidas como ONG). Sin embargo, el ejercicio libre, práctica con un importante auge en esta última década, no es un tema del que se hable mucho. Responsable de ello es la ausencia de formación en este sentido desde la mayoría de universidades, el desinterés de colegas de profesión, y sobre todo (haciendo autocrítica) la poca difusión que hacemos de nuestra labor quienes decidimos emprender en Trabajo Social.

Cierto es que el tiempo y la responsabilidad que implica sacar nuestra empresa adelante lastra difundir nuestra actividad y escribir sobre ello, pero no es excusa suficiente como para explicar el gran vacío teórico de este tipo de práctica. Cuando me decidí a presentar mi comunicación “Emprender en Trabajo Social” pude darme cuenta de lo que os comento.

La Asociación de Trabajo Social en Ejercicio Libre (ATSEL) a cuya directiva pertenezco, lleva a cabo una importante labor para difundir el emprendimiento desde el trabajo social con numerosas acciones por toda España y la organización de eventos de carácter científico que dan luz a todo lo que se está haciendo.

¿Qué diferencia hay entre el Trabajo Social “tradicional” y el ejercicio libre?

En principio se puede decir que ninguna, ya que llevamos a cabo las mismas funciones como pueden ser la gestión de proyectos, intervención social, facilitación de recursos o formación y empoderamiento.

El ejercicio libre no es un ámbito en ningún caso, si no una forma distinta de trabajar. La única diferencia es la forma de relación con el pagador, ya que es en este caso el trabajador social quien se encarga de diseñar servicios poniendo precios, buscar clientes y gestionar todo lo relacionado con facturar por ello. Es esta diferencia la que hace que deba desarrollar una serie de habilidades relacionadas con el ámbito empresarial y de marketing para llevar a cabo de forma exitosa su labor. Esto lleva a una constante labor estratégica para definir qué tipo de proyectos desea llevar a cabo, colectivos con los que trabajar y búsqueda de financiación (que puede ser pública o privada) para sacarlos adelante.

De esta forma el trabajador social tiene la libertad de una plena realización llevando a cabo iniciativas que respondan a sus intereses vocacionales a la vez que una oportunidad para innovar trabajando desde sus valores profesionales.

¿Qué experiencia he tenido con mi ejercicio libre? 

Fundé Jábega Social en septiembre de 2016 y ha supuesto un cambio sustancial en mi vida profesional y personal. Lo hice con el convencimiento de desarrollar proyectos con especialización en menores y familias, y como todos los comienzos, fueron muy duros. Siempre digo que el convencimiento y pasión por lo que hago es lo que me ha llevado hasta aquí. En el primer año de actividad, y sobre todo el segundo (2018), he podido asentar mi actividad.

He llevado a cabo numerosos talleres en colegios, la redacción de planes de zonas desfavorecidas de tres localidades, proyectos con jóvenes en riesgo de exclusión, peritaje social etc. Para sacar adelante estos proyectos (y otros muchos que se quedaron en el camino) invierto un gran número de horas que he debido sacrificar de mi vida personal. Sin implicación no hay empresa.

El hacerlo en solitario tiene muchas ventajas e inconvenientes que debo afrontar sabiendo que todo lo que pase es bajo mi única responsabilidad. Trabajar el autoconocimiento y la autoestima resultan fundamentales para hacer frente a todas las dificultades que se presentan de forma continua en este camino que es el ejercicio libre.

Conclusiones

Si sigo aquí es por que el balance es positivo y me permite trabajar desde mis ideales profesionales llevando a cabo proyectos que me motivan especialmente. Entre ellos destaco actualmente uno trabajando con menores y familias en un IES Público, y otro con menores internados en un centro de protección.

Trabajar de forma libre es una oportunidad que me hace poder llevar a cabo algunos proyectos que he soñado, y otros que están por cumplir. Es por ello que Jábega Social seguirá aportando desde el ejercicio libre, para seguir ofreciendo las respuestas que el Trabajo Social tiene para las personas

 

¡¡ Feliz día del trabajo Social !!

 

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *