Claves de la Mirada Social: Predicar con el ejemplo

Hoy estamos en un nuevo míercoles social en el que sigo con las claves de la Mirada social. Tras hablar del principio de no reciprocidad y el respeto máximo hacia el usuario hoy os voy hablar de algo en lo que debemos hacernos autocrítica. En nuestra posición de profesionales evaluamos, intervenimos y aconsejamos pero ¿Seríamos capaces de seguir nuestras propias pautas? ¿Las aceptaríamos sin más solo por el hecho de venir de alguien entendido? Con ello vengo a referirme a predicar con el ejemplo.

ejemplo

Al hablar sobre este tema me viene a la mente aquel dicho de “consejitos vendo, pero para mí no tengo”. Cuando tratamos en aspectos fundamentales de la vida de las personas como puede ser el estilo educativo de unos padres, o campañas de concienciación me pregunto si seríamos capaces de predicar con el ejemplo. Se les dice a los jóvenes que no beban alcohol o no prueben las drogas por parte de personas que bebieron de jóvenes o probaron alguna sustancia en algún momento. Está claro que no se les va a potenciar ni animar a ello, pero sería más interesante trabajar en la moderación y control ¿no?

Ahora en Málaga estamos viviendo una situación ilustrativa sobre lo que os comento. Se da el caso de un chaval llamado Pablo Ráez que actualmente está sufriendo una segunda recaída por su leucemia, y que ha aprovechado las redes sociales para mostrar su lucha y crear conciencia sobre la donación de médula. Estas historias que tanto nos llegan al corazón son compartidas masivamente animando a donar médula pero ¿De todas las personas que comparten esas publicaciones cuantas habrán ido a hacerse donantes? Se ha constatado una subida de donaciones, pero muy lejos de las cifras de centenares de miles que comparten las publicaciones en facebook animando a donar.

En otros asuntos más escabrosos ocurre igual. Trabajando con menores adolescentes un educador los pilló manteniendo relaciones sexuales (consentidas) que estaban prohibidas en el reglamento y por ello estuvieron dos días aislados en sus habitaciones ¿Habían hecho algo malo? Evidente que no, pero en el rol que ocupaba en ese momento trabajando para esa entidad tuve que acatarlo y mostrar una actitud enfadada con el menor que al ver que no podía hablarle al encontrarse aislados me decía con cara de pena que por favor le perdonara que no lo volvería hacer cuando en realidad es natural que lo haga a su edad. Son momentos duros en los que sabes perfectamente que no predicarías con el ejemplo si tuvieras su edad y estuvieras en sus circunstancias. Aparte también  podría abrir debate sobre cómo se lleva el tema de la sexualidad en estos centros. Al pensar en los centro también me viene a la mente cuando los educadores obligan a los niños a comer de todo aunque sea en raciones pequeñas y ellos se traen comidas de sus casas porque no les gusta lo que hay ese día ¿Hipocresía?

No somos perfectos, ni tenemos que aspirar a ellos, pero debemos hacer un serio análisis de nuestras vidas para no condenar aquello que seríamos capaces de hacer, o prohibir algo que hacemos nosotros mismos. Nuestra vida personal y profesional deben estar separadas, pero debemos ser consecuentes con lo que somos y lo que hemos hecho a la hora de tratar con otras personas. No tendremos ninguna credibilidad si exigimos algo que no seríamos capaces de hacer nosotros. El autoconocimiento y la autocrítica son esenciales cuando vayamos a trabajar para ser más empáticos y cumplir con nuestro rol de la forma más eficaz en línea con los valores de la profesión

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *