La necesidad del Trabajo Social ante la Pandemia

Formación Jábega Social

Un año más celebramos una importante fecha para reivindicar la necesidad de nuestra profesión: hoy es el día mundial del Trabajo Social. Si bien es importante poner en valor una labor bastante invisible de por si, más relevante es hacerlo en tiempos de crisis como los que estamos viviendo.

Desde el ámbito privado y el ejercicio libre estamos contribuyendo también a crear una sociedad más justa a través de los numerosos proyectos que llevamos a cabo pero ¿Qué cambios hemos impulsado en este último año? ¿Cómo hemos evolucionado? ¿Qué futuro próximo nos espera? En esta entrada hacemos un pequeño balance desde el shock del confinamiento hasta la nueva normalidad que vivimos

El punto de inflexión: el confinamiento de marzo

El decreto de estado de alarma de España en marzo de 2020 nos dio de bruces con una nueva realidad. Sin poder siquiera prepararnos, nos encerró a todos en nuestras casas, permitiendo solo la actividad más esencial. La profesión fue declarada como esencial, pero con numerosas limitaciones para poder ejercerla en según qué ámbitos. Afortunadamente pudimos salvar nuestros proyectos de intervención con familias en institutos públicos, que se transformaba a un formato totalmente telemático. 

En este contexto apareció un problema como fue la brecha digital entre familias, que no contaban con ordenadores para realizar las tareas y asistir a las clases online. Por otro lado hubo menores que si bien, antes ya eran absentistas, siguieron sin dar señales de vida ante los requerimientos de las clases online. Desde Jábega Social nos pusimos a contactar con todas estas familias para que no abandonaran la actividad educativa, y pudimos facilitar que aquellos que no tenían ordenadores lo solicitaran en el instituto y se les pudiera ofrecer portátiles de la Junta para reincorporarse lo antes posible. El curso finalizó sin las clases presenciales y con el reto de la reincorporación presencial en septiembre. 

Por otro lado, transformamos nuestra actividad formativa a un formato totalmente online, creando el curso especializado “Emprender en Trabajo Social” por el que han pasado 40 personas en sus cuatro ediciones y que seguirá abriendo convocatorias en próximas fechas. También hemos celebrado 4 Webinars gratuitos sobre el tema además de participar en entrevistas y acciones de difusión de nuestra actividad. 

En el ámbito de la investigación, en pleno confinamiento apostamos por profundizar en una línea que ya teníamos abierta: el abordaje la violencia filio-parental, presentando nuestro trabajo al premio científico del Colegio de Málaga, que ganamos posteriormente en la categoría de investigación.

La nueva normalidad

Tras una transición veraniega en la que realizamos dos informes sociales para particulares teníamos el reto de apostar por soluciones en un nuevo curso distinto marcado por la incertidumbre. Cada proyecto presentado tiene que tener en cuenta los protocolos sanitarios, prevaleciendo el formato online. Tras meses de saturación de este formato telemático hemos podido comprobar que actividades como charlas de prevención con menores pierden parte de su impacto y participación si se realizan a través de un ordenador. Lo mismo se puede decir de la intervención con usuarios, en la que la ausencia de contacto empobrece nuestra  intervención.

En los últimos meses, y la mejora de la situación (salvo en enero) volvimos a acudir a las aulas y sentir la emoción del contacto con el alumnado y la intervención personal. El cambio sin duda es abismal, ya que la presencialidad y la cercanía que demanda nuestro trabajo es esencial para llegar a nuestras personas usuarias. Fue bonito volver a experimentar la presencialidad tras casi un año de ausencia en las aulas.

En este contexto también es complejo contactar con nuevos clientes para impulsar proyectos o nuevos servicios. La confianza se genera esencialmente en persona, y hemos llegado a convocar reuniones presenciales para presentar propuestas aunque nos haya supuesto horas de coche. Seguimos estando al pie del cañón para proponer las respuestas del Trabajo Social ante las necesidades que vivimos

El futuro de nuestra labor

En tiempos de incertidumbre constante, ante la que apenas podemos planificar por miedo a nuevas restricciones es imprescindible seguir al lado de las personas que atendemos, de forma presencial, y atendiendo las necesidades que nos requieran. Hemos aprendido a convivir con el virus, pero contamos con una sociedad que sin duda es más pobre y con mayor número de necesidades. 

Plantear las medidas desde el Trabajo Social en general sigue siendo fundamental para responder ante esta situación histórica. Desde nuestra empresa, a pesar de las dificultades existentes, seguimos llevando nuestra labor a nuestros clientes y beneficiarios, ante los que tenemos una deuda personal y profesional. Desde el ámbito privado y público, somos más necesarios que nunca, trabajando en coordinación y aportando soluciones para la ciudadanía. 

Hoy, 16 de marzo, reivindicamos nuestra profesión, el Trabajo Social, que cobra más sentido que nunca ante una sociedad que requiere nuestra intervención en un contexto de crisis de la que sin duda saldremos. Esperemos que más pronto que tarde.

Para celebrar esta fecha, el próximo martes 23 de septiembre celebraremos con el compañero Víctor Nieto el Webinar Gratuito Trabajo Social y Emprendimiento: Presente y futuro de la profesión, en el que compartiremos numerosas claves sobre el ejercicio libre. Reserva tu plaza sin coste pinchando aquí

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.