“La formación es una exigencia ética”. No es una cita mía (por más que he buscado no encontré su autoría) pero me impactó por la verdad y contundencia que encierra la frase. Los tiempos cambian, la teoría también, por lo que es necesario seguir actualizados si pretendemos trabajar en óptimas condiciones. En este post reflexionaré sobre la importancia de la formación y mi reciente experiencia como formador en la Universidad de Granada.

La importancia de la formación

Cuando creé Jábega Social tuve claro que la formación tenía que ser un pilar fundamental. Y debía serlo tanto para seguir formándome como para ofrecer mis servicios para formar a los demás. La transmisión de conocimiento resulta fundamental para estar al corriente de la teoría que fundamenta nuestras acciones. La formación no solo nos ayuda ser buenos en nuestro trabajo, sino también a ser mejores personas en nuestros diferentes roles de amigo/padre/hijo etc. Contar con conocimiento específico en diferentes ámbitos nos ayuda a prevenir y solventar situaciones a las que tenemos que hacer frente de forma habitual. Esta formación puede ser con un enfoque teórico, práctico o combinado.

A la hora de impartir formación es imprescindible adaptarla al público que nos escucha. De nada sirve firmar una intervención brillante en contenido pero que aburre al público. Es necesario adaptar el mensaje al lenguaje del auditorio ya que el objetivo principal es que sea asimilado por quienes tenemos enfrente. Los trabajadores sociales tenemos mucho conocimiento pero no sabemos transmitirlo, y por ello trabajo constantemente mi comunicación a través de este blog y mis intervenciones verbales para despertar el interés de quíen me escucha. Utilizar un lenguaje coloquial no es malo siempre que no deformemos la información que queremos hacer llegar. La interacción con el público es esencial para captar su atención. Estos aspectos son esenciales para diseñar un programa formativo que satisfaga a quien lo va a recibir.

La titulitis o necesidad de certificación

Cuando era estudiante recuerdo la importancia que le daba a la formación que emitía un certificado. El hecho de adjuntarlo en un currículum y que sirva para puntuar en oposiciones parecía estar por encima de lo que me podía aportar como profesional. Viéndolo con perspectiva no deja de ser un absurdo. El actual negocio de la formación se ha servido de este pensamiento para hacer negocio olvidando en ocasiones la calidad de los contenidos. Cuando apostamos por un curso en concreto conviene pedir referencia externa o buscar por internet información sobre ponentes.

Una de las cosas por las que siempre he apostado (como complemento a la formación especializada) es la autoformación. Son todas esas cosas que aprendo en la lectura de bibliografía científica en una determinada materia. El no tener un título no desacredita el conocimiento que aprendo por esta vía, al igual que el certificado de un curso tampoco asegura ser un experto en el tema. La combinación de cursos de calidad junto a la lectura de autores de prestigio es hoy día la mejor forma de asentar conocimientos. Aportar esta autoformación en el currículum es un valor añadido que en pocas ocasiones he visto utilizar.

La experiencia formativa con la Universidad de Granada

Siempre es un placer volver a la universidad. Si además es para impartir formación propia el placer es doble.  La universidad de Granada tuvo a bien de contar conmigo dentro de una jornada de orientación para estudiantes de Trabajo Social para hablar de dos temas concretos.

En la primera mesa redonda participé como emprendedor en Trabajo Social con la ilusionante tarea de contagiar a los alumnos sobre lo que supone emprender. En esta intervención expliqué los motivos que me había llevado a crear mi propia iniciativa y todo lo que supuso embarcarme con Jábega Social. Me sorprendió el interés que suscitó en los propios estudiantes y cómo un número importante manifestó querer apostar por esta vía como salida profesional.  Expliqué las carencias formativas a las que nos enfrentamos y las grandes oportunidades que me estaba dando mi propia empresa en una visión amplia de lo que el trabajo social puede llegar a hacer. El hecho de ver ejecutados tus propios planteamientos e ir cumpliendo objetivos supone una gran autorrealización que hace que merezca la pena la dureza del camino. Finalicé mi intervención haciendo mención a la Asociación nacional de trabajadoras/es sociales en ejercicio libre (ATSEL) y la organización del próximo congreso la semana que viene

En la segunda sesión impartí formación en una sesión de 90 minutos para hablar de la elaboración de currículums y el uso de herramientas 2.0. En este caso aposté por un abordaje muy práctico para que el alumnado pudiera modificar insitu su currículum y les resultara interesante. Desde el perfil habitual de estudiante es duro rellenarlo cuando no se cuenta con experiencia pero pude ofrecerles una serie de alternativas para resaltar su valor diferenciador añadiendo secciones como objetivos profesionales o detallar habilidades y competencias. La interacción con ellos dejó buenas reflexiones sobre lo adecuado o no de poner nuestra edad, voluntariado o trabajos no relacionados con el puesto. Recalqué el hecho de que por cada oferta de Trabajo se necesita adaptar nuestro currículum al máximo. Posteriormente abordé el uso de herramientas tecnológicas como estrategia para posicionarnos. Desde mi propia experiencia personal puse en valor la necesidad de contar con un blog trabajado o aprender a utilizar adecuadamente Linkedin, acciones que no suponen coste económico alguno y nos ayudan en gran medida a darnos a conocer. Como les dije a través de una cita: “El talento que no se ve se pierde”.

Fue un placer compartir mi visión y conocimiento y hacer algo más sencilla la futura salida laboral de los cerca de 90 estudiantes que asistieron al acto. Impartir formación para la Universidad de Granada fue una gran experiencia la cual agradezco a sus responsables por contar con Jábega Social.

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

2 Comments

  1. Amanda dice:

    ¿Cómo podemos incluir la autoformación en nuestro CV?Me parece muy interesante incluirla pero no encuentro el modo

    • En el apartado de formación complementaria puedes poner “especializada en el ámbito de.. a través de la autoformación continua con la lectura de manuales de reconocidos autores como….” Espero que te sirva de ayuda. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.