¿Qué es el trabajo social para mi?

Hoy tercer martes de marzo se conmemora el día mundial del trabajo social. Es un día muy señalado para nosotros los profesionales de esta ocupación, pero también para la sociedad en general a la que invitamos a celebrar la existencia de una profesión que se ocupa específicamente del bienestar general de todas las personas independientemente de su condición
En España el trabajo social actualmente a mi juicio no tiene el peso que debería. Esto se ve muy bien reflejado cuando en su momento elegimos una carrera y nos han podido decir “¿eso pa que sirve?” o “con lo listo que eres podrías hacer otra carrera”. También por la baja nota de corte ha sido cursada por personas que no podían entrar en otra carrera o gente que han entrado “porque dicen que es muy fácil”.
Esta es una realidad con la que contamos, y precisamente por ello estos días sirven especialmente para alzar nuestra voz quienes sentimos realmente el trabajo social. Para mi es una disciplina que ha hecho del bienestar social una profesión con herramientas y conocimientos propios para tratar con objetividad y garantías a los usuarios que recibimos. Cualquier persona puede contribuir al bienestar de otra, pero el trabajo social ha desarrollado sus mecanismos para tratar de la manera mas eficiente y adecuada a quienes requieren una ayuda profesional
El que la estudia sabe que con esto nunca se hará rico, lo que no deja de acentuar la profunda vocación requerida de los trabajadores sociales. No se puede desarrollar un buen trabajo sin una mínima empatía y entrega con las personas que trabajamos. En muchas ocasiones los usuarios necesitan llevarse algo de nosotros, y debemos proporcionárselo en su justa medida. Recuerdo que en las clases me explicaban que cuando una persona te cuenta algo que le hace sufrir espera que compartas parte de su sufrimiento y que duela a ti también un poquito, y como si no percibía eso nuestras opciones de un tratamiento exitoso se minimizaban
Muchos hemos pecado alguna vez de compartir excesivamente ese dolor y nos afecte directamente en nuestra vida personal el saber que alguien lo esta pasando mal. Al igual que también hemos podido pretender ayudar a gente de cercana como amigos o familiares por los conocimientos que tenemos adquiridos cuando precisamente sabemos que sin objetividad no hay una intervención profesional válida. Para mi no dejan de ser resquicios de una verdadera vocación de ayuda que con los años aprendes a pulir y a distinguir entre tu trabajo y tu vida
Cuando me puesto a escribir este artículo os juro que pretendía alejarme de las típicas frases ñoñas o manidas de ayudar a los demás o similares, pero me querido abrir un poco para que podáis ver como yo siento el trabajo social. Y no quiero dejar pasar la oportunidad para decir a mis compañeros que no porque estemos actualmente desempleado dejamos de serlo. Nuestra ocupación traspasa el hecho de estar empleados, y siempre tendremos muchas labores en las que seguir integrándonos para poner nuestro granito de arena al bienestar de los demás. Este blog o voluntariados que realizo son mis maneras a día de hoy de hacer trabajo social. Y te pregunto yo ¿Cuales son las tuyas?
Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.