Mis 5 aprendizajes principales sobre Emprender en Trabajo Social

emprender-en-trabajo-social-jábega-social-ejercicio-libre-atsel-javier-espinosa-emprendedor-social-curso-formación-colegio-trabajador-formador-innovación

Mis 5 aprendizajes pirncipales sobre emprender en Trabajo Social

Este septiembre estamos de celebración en Jábega Social. Cumplimos 5 años y para celebrarlo estamos elaborando unas entradas de blog muy especiales. La primera de ellas fue “Consejos de 16 referentes para emprender en Trabajo Social”, un recopilatorio de recomendaciones que te será de gran utilidad si te planteas esta apasionante opción profesional.

En la entrada de hoy voy a compartir contigo los que considero los 5 aprendizajes principales que me llevo de estos 5 años de trayectoria con Jábega Social. Se basan en numerosas experiencias (muchas positivas, otras no tanto) y te pueden ser de ayuda si te estás planteando tu proyecto o quieres conocer mejor el ejercicio libre del Trabajo Social.

¡¡Comenzamos!

Identifica tu motivación y focaliza tus esfuerzos

Algo esencial para tener un proyecto es tener muy claro el por qué has emprendido, cuál es tu principal motivación para hacerlo y qué tipo de proyectos te gustaría ejecutar. Cada vez que te vengan las inseguridades, complicaciones o cualquier tipo de vicisitud y te preguntas ¿por qué estoy haciendo esto? debes tener muy clara la respuesta. 

Si tienes bien definidas tu misión (lo que quieres hacer), visión (dónde te gustaría verte el día de mañana) y valores (personales y profesionales) se convertirán sin duda en tu gasolina ante cualquier problemática. Esto te ayudará a hacer una buena gestión emocional de los vaivenes que irás experimentando. Recuerda que tener inseguridades es algo natural, pero nunca permitas que estas te bloqueen.

Por otro lado, esto también te ayudará a focalizar tus esfuerzos en tu emprendimiento. He visto en muchas ocasiones compañer@s que desean emprender pero se agarran en cuanto pueden a un empleo por cuenta ajena para tener la seguridad de un sueldo mensual. Evidentemente esto depende de las circunstancias de cada una/o pero por el hecho de dedicarle mucho menos tiempo a sus proyectos han acabado abandonándolos. La dedicación exclusiva a emprender (siempre que se pueda) reforzará nuestras probabilidades de que pueda funcionar.

Cobra el valor de tu trabajo

Poner precio a nuestros servicios es algo complejo, puesto que nunca nos han formado en ello, ni existen referencias claras dentro de nuestro ámbito. Si unimos esto a las dudas iniciales que surgen al comenzar podemos caer en el grave error de tirar los precios. 

Puedes pensar “bueno, como estoy comenzando voy a cobrar menos, y cuando tenga clientes lo subo” y permíteme decirte que es un error garrafal. Si haces esto atraerás a clientes que quieran pagarte poco o incluso regatearte a la baja. Cuando quieras subir los precios probablemente no cuenten contigo.

Es muy importante dibujar cual es el perfil de nuestro cliente ideal, y entre sus características debe estar la capacidad de poder pagar el valor de nuestros servicios. No hay que olvidar que las personas sin recursos ya cuentan con los Servicios Sociales públicos (siempre esenciales e imprescindibles) para cubrir sus necesidades  y nuestros clientes serán otros. En mi caso he ejecutado trabajos como Jábega Social para Servicios Sociales, ejecutando por ejemplo Planes de Zonas Desfavorecidas, pero financiados por los Ayuntamientos y no por los propios usuarios.

Debemos trascender de la idea reduccionista de que solo trabajamos con exclusión puesto que cualquier persona puede experimentar carencias o necesidades sociales que podemos solventar. Los clientes tienen que elegirte por la calidad de tu servicio y la profesionalidad con la que los realizas- Esa debe ser siempre tu ventaja diferencial respecto a la competencia

Invierte en lo esencial

Es muy importante tener en cuenta que necesitamos cuando vamos a comenzar nuestra actividad. Para ello hay que tener en cuenta el concepto del producto/servicio mínimo viable, que no es más que tener solo los recursos imprescindibles para ejecutar lo que se nos requiere y garantizar la satisfacción del cliente. 

Cada proyecto es único y esos recursos serán distintos según lo que ofrezcamos, pero en general, para un ejercicio libre en el que planteamos realizar proyectos sociales, peritajes o charlas no nos es necesario tener un despacho propio (ya que trabajamos en las sedes de las entidades o domicilios de los usuario). En mi caso mi inversión inicial fue la web, logo, sesión de fotos y tarjetas.

Soy partidario de que cuando no poseemos conocimientos específicos de algo complejo es importante contratarlo (por ejemplo el diseño web o la asesoría fiscal) porque al final es tiempo ahorrado. Lo poco o mucho que hagamos debe aspirar siempre a mostrar nuestra profesionalidad, y algo tan sencillo como una presencia digital cuidada y coherente puede traernos clientes recurrentes.

Protege tu trabajo y cuenta con un asesor/a

Cada vez que iniciamos contactos con posibles clientes se establece una relación. Partimos de la base de la buena fe y la palabra de quienes tenemos delante. Es evidente que no hay que confiarse en exceso, ni tampoco ir a la defensiva puesto que irá en nuestra contra. Creo que hay que ser muy transparentes con todo aquello que vamos a realizar, de que nos vamos a encargar y qué queda en manos de la otra parte. Cuando existe esa franqueza, casi siempre irá bien, y si el cliente queda contento podemos trabajar de forma continuada con el paso de los años en diversos servicios.

Desafortunadamente no siempre es así y podemos encontrarnos con sorpresas desagradables por la mala fe o incluso el cambio de una directiva de una entidad o administración pública. Para evitar estos problemas recuerda: FIRMA POR ESCRITO LOS ACUERDOS ALCANZADOS. Si eres rigurosa/o con este tema te evitarás muchas complicaciones que después van surgiendo. También es recomendable que no entreguemos por escrito proyectos completos o propuestas extensas si no está cerrado el acuerdo.

Para ello lo mejor que puedes hacer es contar con una asesoría que no solo te lleve el tema contable, si no que te asesore en cuestiones legales y te redacte contratos. Te merecerá la pena el gasto.

 

Plantéate objetivos medibles y viables

Para poder avanzar con nuestro proyecto sin el riesgo de perder nuestro horizonte es importante establecernos metas y objetivos. No tienen por qué ser necesariamente complejos y ambiciosos, pero siempre deben ser medibles, concretos y viables. No es lo mismo decir “quiero hacer proyectos para familias” que establecer lo siguiente “realizar dos proyectos de intervención para dos ampas en el primer semestre del año”. Una vez hecho esto, es recomendable desglosar todas las tareas que requiera ese objetivo, en este caso: contactar con las entidades, citarlas presencialmente, firmar contratos, buscar financiación etc. y calendarizar.

Soy muy partidario de establecer pocos objetivos pero lucharlos al máximo. Una persona que desea, por ejemplo, vender peritajes debe patearse todos los despachos de abogados, proponer charlas para asoc. de abogados, anunciarse, publicar en sus revistas…. de esta manera aumentamos nuestras posibilidades de conseguir lo que deseamos. Es un error querer hacer muchos servicios para muchos colectivos y estar dispersos de forma constante. 

Es bueno plantear objetivos por meses, o grupos de meses, y sobre todo reflejarlos por escrito y hacer balances de si los hemos conseguido una vez pasada las fechas que nos hemos propuesto. Después podemos modificarlos o ampliarlos según las circustancias (siempre hay que estar alerta del mercado y de las impresiones que vamos recogiendo) pero tener ese horizonte fijado nos situará y encarrilará hacía los objetivos que nos propongamos lograr.

Más sobre ejercicio libre

Si tienes interés por ejercicio libre, te gustaría profundizar más en la temática o quieres impulsar un proyecto emprendedor has llegado al sitio adecuado. 

Este martes 28 tendremos un webinar gratuito en directo sobre emprender en Trabajo Social al que ya se han apuntado más de 100 personas. En él compartiré algunas de las claves sobre esta práctica, con consejos prácticos y experiencias. Esto no será todo puesto que también responderé a las dudas que me hagáis llegar en directo. Apúntate ya pinchando abajo para no quedarte sin tu plaza.

Si te has quedado con ganas de más contenido gratuito sobre ejercicio libre visita nuestra sección Emprender en Trabajo Social donde recopilo numeroso material como entradas, videos, formación especializada y un ebook gratuito con las 6 claves para emprender.

Javier Espinosa
Javier Espinosa
Fundador de Jábega Social. Me define mi fuerte vocación por el Trabajo Social y la pasión por lo que hago. Desde mi empresa ayudo a impulsar el bienestar social de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.